Bufanda Escocesa

B650

Nuevo

Bufanda Escocesa para mujer y hombre, fabricada en Grazalema con lanas suaves al tacto.

Composición: 100% lana de merino suave al tacto

Medidas: 180 x 33 cm

Este producto ya no está disponible

24,8 €

Las bufandas escocesas tienen su origen en las Highlands o tierras altas de Escocia, donde las tribus o clanes empezaron a usar los tartanes para sus tradicionales faldas denominadas: kilts así como para sus mantas y bufandas. Estos cuadros poco a poco se fueron extendiendo por el resto de Escocia, aunque fue en las tierras altas donde más se desarrollaron hasta lo que hoy conocemos como tartán, donde cada clan tiene un diseño propio. Es cierto que no todos las telas de cuadros escoceses son tartanes. Para que sea Tartán debe estar inscrito en Scottish tartan Autorithy y mantener ciertas reglas.

Originariamente para tintar los colores de lana, que darían lugar a los paños de telas escocesas usaban raíces, frutos, bayas y demás materia orgánica procedente del lugar donde después se tejerían, circunstancia que limitaba bastante la amplitud de colores a utilizar. El dibujo de los cuadros se repetía en el telar hasta llegar con la longitud deseada y se utilizaba la fuerza de la corriente de los ríos para los acabados finales. Mantas, capas, kilts y bufandas o chales eran los principales elementos que se fabricaban de forma común para cada clan.

Los clanes se pueden considerar como pequeños grupos dentro de tribus. Aunque la palabra clan significa hijo de, es un error pensar que todos los miembros de un clan tienen un antepasado común. De hecho muchos hombres o mujeres adoptaban el apellido del clan siendo sirvientes, adoptados o en la mayoría de los casos matrimonios ficticios.

La forma de ponerse el tartán era todo un rito en el que los cuadros y pliegues debían permanecer perfectamente alineados. Cada clan tenía su propio cuadro y sus propios colores. Nadie podía usar esos colores y diseños sin el permiso de algún miembro del clan. Los pliegues del kilt podían llegar a tener hasta 8 metros de longitud enrollados de tal manera, que sirvieran de protección frente al frío y lluvias tan comunes en Escocia.

Hoy las faldas escocesas o kilts se han convertido en un elemento de orgullo para el pueblo escocés. Para el resto del mundo, la bufanda cuadros escoceses constituye todo un clásico que no pasa de moda en la indumentaria masculina y femenina de nuestros días.

Catálogo de Bufandas y Chales

Descargue el catálogo completo de Bufandas y Chales de lana

Descargar (1.61M)