Ponchos Artesanales

Ponchos artesanales de hombre, lana 100% elaborados con merino de la comarca, en Grazalema

Diseñado para Hombre y Mujer. 

También para caza: aguardos, esperas, recechos. Rocieros. 

Poncho Artesanal: flecos anudados a mano uno a uno y colores naturales de la fibra

Ponchos Artesanales para Hombre | El Rocio [GRAZALEMA]

Ponchos Artesanales

Ponchos artesanales de hombre, lana 100% elaborados con merino de la comarca, en Grazalema

Diseñado para Hombre y Mujer. 

También para caza: aguardos, esperas, recechos. Rocieros. 

Poncho Artesanal: flecos anudados a mano uno a uno y colores naturales de la fibra

Hay 12 productos.

Mostrando 1-12 de 12 artículo(s)

Ponchos de hombre

Los ponchos para hombres (aunque vea una mujer en la mayoría de las fotos) que hay en esta web están fabricados enteramente en Grazalema y tienen una serie de características comunes y homogéneas que los hacen muy útiles para el género masculino, aunque no por ello es exclusivo de éstos, ciertas mujeres sobre todo las que gustan de montar a caballo suelen encapricharse de este poncho de lana artesanal con flecos.

Es un poncho artesanal y tradicional, con unas particularidades en su elaboración que hicieron famosos estos ponchos en el mundo del campo, de las romerías, de El Rocío, del caballo y de la doma vaquera en general a nivel andaluz y español. Sin embargo, son los ponchos de mujer cada vez tienen más seguidores dentro del panorama europeo, donde países como Francia y Alemania lo consideran una prenda urbana útil y manejable para el frío del invierno. 

La lana es merino, que ha sido lavada e hilada, sin aditivos, sin tintes, ni tratamientos químicos, (salvo el poncho verde que sí está tintado) todos estos ponchos mantienen el color natural de la lana, convirtiéndolo en un producto orgánico y natural.

La fabricación. Ha tenido lugar en Grazalema de acuerdo a las antiguas técnicas artesanales de elaboración propias de la localidad. Los cuellos y caireles (es el cordón cosido que une el pompón de arriba con el de abajo tanto por delante como por detrás) están cosidos a mano a través de sucesivas puntadas con la ayuda de una aguja (de forma similar a los métodos utilizados para hacer crochet o punto). La manufactura de los pompones también denominadas moñas, bolas o borlas es totalmente manual, handmade. Por último, los flecos están hechos mano, uno a uno, siguiendo una técnica centenaria originaria de Grazalema consistente en contar un número aproximado de hilos que compondrán el fleco, retorcer los hilos hacia un lado primero y después hacia el otro, con ayuda de las palmas de la mano, para acabar con un nudo en la punta. Tras el paso por el batán, este nudo pasa desapercibido en el fleco.