Gorra Príncipe Gales Verde

Nuevo

Gorra Príncipe de Gales Verde fabricada con lanas finas de merino en la fábrica de mantas de Grazalema.

Gorra dotada de un tratamiento impermeable para los días de lluvia. (Waterproof)

Composición: 100% merino extrafino

Stock

41,3 €

En caso de desconocer su talla puede medirse la circunferencia de la cabeza a la altura de la frente, el número de centímetros que resulten, esa será su talla: disponible desde la 55 hasta la 61.

La gorra príncipe de gales con raya verde es de las gorras más originales que se pueden encontrar en el catálogo, puede combinarse elegantemente con la bufanda gales verde para dar un toque british a nuestra indumentaria.

El clásico cuadro Gales que popularizara el Duque de Windsor cuando fue Príncipe de Gales ha sido uno de los cuadros que más llama la atención, por esa mezcla que tiene entre pata de gallo y tejido milrayas. Originario de la Escocia del siglo XIX, cuando los clanes propietarios de grandes fincas idearon este tipo de cuadro para identificar a sus trabajadores, a los cuales no se les permitía usar el clásico tartán escocés, sólo permitido para las clases altas. En los años veinte y treinta su diseño tuvo gran tirón en la confección de chaquetas tanto en Estados Unidos como en Europa. Como curiosidad decir que en el cine ha sido visto en muchas ocasiones.

La lana es una de las fibras que más interés han despertado siempre en el ser humano. Su suavidad y capacidad para retener calor son algunas de las razones, por las que el hombre empezó a utilizar esta fibra en la confección de sus prendas y mantas. En la actualidad, la lana sigue siendo muy apreciada; es fácil de limpiar: lavado a mano con agua templada o lavado en seco, natural, renovable, sostenible y cálida. Valores que cada vez tienen más peso en la sociedad.

Grazalema, una de las tradiciones laneras textiles más antiguas de España sobre todo en lo que a mantas se refiere, también hoy es el pueblo donde más llueve (L/m2) y donde se puede encontrar uno de los bosques de coníferas más poco comunes de Europa: El Pinsapar...